El mantenimiento de un carrito de bebé

¡Hola a todos! Un día más os traemos un nuevo artículo para el blog donde os explicaremos algunas de las mejores técnicas y consejos que podéis seguir para mantener vuestro carrito de bebé en buenas condiciones. Aunque pueda parecer lo contrario, llevar un correcto uso y mantenimiento de la silla de paseo, sistema de viaje o carrito de bebé, no es tarea fácil.

Ni que decir tiene, sin un mantenimiento adecuado no podremos reclamar garantías a ningún fabricante, pues dejarían de ser válidas. Tened esto muy presente, conocemos casos de clientes que -han destrozado- literalmente sus carros y luego han querido reclamar la garantía… Por favor, un poquito de ética. 😛

En los sistemas de viaje, por ejemplo, nos topamos con un sinfín de piezas móviles que incluyen mecanismos plegables, frenos, suspensiones, cojinetes de las ruedas, etc. Es muy común que durante su periodo de uso estos se desgasten o acumulen suciedad, polvo, agua y otro tipo de residuos. En muchas ocasiones, con un trapo húmedo o un pañuelo bastará para solucionar estos problemas. Pero en aquellas situaciones en las que necesitemos lubricar las partes móviles del carrito, habremos de utilizar lubricantes (con base de silicona), para proteger y cubrir todas estas zonas. Lo recomendable suele ser aplicar estos lubricantes cada 15 o 20 días. Podemos encontrar distintos tipos, siendo los más cómodos de emplear aquellos aerosoles con silicona al aire. Eso sí, recuerda que expulsan gases tóxicos, por lo que te recomendamos que te tapes en el momento de engrasar y evites la inhalación de los humos.

Problemas comunes y necesidad de mantenimiento

Mi carrito no circula en línea recta

En este caso, es probable que se deba a que varias piezas de tu carrito no están bien colocadas. Tanto las ruedas delanteras como las traseras pueden estar teniendo problemas para no girar libremente. Retira las 3 o 4 ruedas de tu carrito y limpia –por completo- todas las zonas que estén sucias. Además, también os recomendamos que rociéis todas las zonas con spray de silicona y esperéis unos minutos. Volved a colocar todas las ruedas y probar de nuevo.

Mi carrito tiene un pinchazo

Sabemos cómo son estas cosas y si se tiene que pinchar una rueda de tu carrito lo hará cuando estés de viaje o en algún lugar lejos de casa. Bueno, después de daros estos ánimos, deciros que para solventar el pinchazo será necesario contar con un kit de reparación para pinchazos, un recipiente con agua, una bomba hinchadora y varias llaves de neumáticos. Puedes adquirir todos estos materiales en alguna tienda de bicicletas.

Spray silicona

Spray de silicona

Lo que haremos en primer lugar será comprobar si podemos ver el cuerpo extraño que ha producido dicho pinchazo. Lo más probable es que haya sido algún clavo, espina o piedra. Mediante la palanca, separaremos el neumático de la llanta (en caso de tener). Una vez hecho esto, ya deberíamos ser capaces de extraer la cámara de aire que se encuentra en el interior de la rueda. Hincha la cámara todo lo que puedas y sumérgela en el recipiente con agua. Busca las burbujas para localizar donde está el pinchazo y márcalo con algún rotulador permanente o tiza, de esta forma podremos saber su localización a posteriori.

Llegados a este punto, seca el área afectada y líjala con papel de lija. Tras ello, aplica unas gotas de solución de caucho líquido que encontrarás en tu kit de reparación para pinchazos. Después, déjalo secar durante unos minutos y coloca el parche, presiónalo fuertemente y espera a que quede fijado.

Por último, vuelve a colocar la cámara correctamente dentro del neumático y prueba tu carrito, ya deberías de haberlo solventado. Creedme, es más difícil de explicar que de aplicar. Con un poco de maña podrás arreglar el pinchazo.

No funcionan los frenos

Si por cualquier motivo los frenos de tu carrito de bebe no funcionan, prueba a retirar las ruedas traseras y rociar todos y cada uno de los mecanismos con spray de silicona, el recomendado al inicio de este artículo. Si pese a ello continúas teniendo problemas, lo más seguro es que necesites contactar con el fabricante o bien llevarlo a algún lugar donde lo reparen. Si el carrito es muy antiguo y tienes planeado comprar otro, puedes echar un vistazo aquí.

Mi carrito de no se pliega

Llevar un correcto mantenimiento del carrito puede evitarnos precisamente este tipo de problemas. Para muchos padres, plegar el carrito resulta una ardua tarea, cuando debería ser el proceso más sencillo del mundo.

Si el carrito es nuevo, lo más seguro es que los mecanismos estén algo rígidos y debamos aplicar una fuerza mayor. Poco a poco, con el desgaste y el uso diario iremos viendo como cuesta menos. Si aun así no lo consigues, prueba a aplicar un poquito de spray de silicona.

Esperamos que estos consejos os sirvan y que aprendáis a llevar un correcto mantenimiento de vuestros carritos de bebe. Si os ha servido de utilidad, no olvidéis dejarnos vuestros comentarios y compartirlo en las redes sociales. 🙂

Administradora del portal. Amante de la vida sana, con 2 niñas maravillosas y tratando de sacar adelante este pequeño proyecto :)

2 Comentarios
  1. […] Siempre que no hagamos un mal uso de la sillita, podrá durarnos durante años, sin tener que comprar ningún carrito más. Si bien es cierto, si […]

  2. […] sillita de paseo, lo primero que debemos hacer es fijarnos en el tipo de ruedas que incorporan y el mantenimiento posterior que debemos llevar de dicho carrito. En esta pequeña entrada hemos querido centrarnos […]

    Dejar una respuesta